Carta d’un vaguista de les Balears (i II): “Ara o mai”

Publiquem la crònica d’un company docent en vaga de les Illes Balears, que ens explica les seues impressions i vivències enmig del conflicte i la lluita per l’escola pública de tots i totes.
A pesar de que los porcentajes de seguimiento de la huelga han bajado, cosa que ya preveíamos porque esto es una batalla a largo plazo, los ánimos siguen intactos. Esto durará tiempo y nos estamos organizando para mantener un número más o menos constante de huelguistas. La respuesta de muchos ámbitos de la sociedad ha sido abrumadora y nos mantiene firmes en nuestra convicción.


El exponencial aumento de la caja de resistencia nos transmite que tenemos a una gran parte de la población de nuestro lado y que quiere que continuemos. Incluso dentro de casa tienen problemas, ya que la mayoría de ayuntamientos se han pronunciado a favor de nuestra causa incluso con votos favorables de alcaldes y concejales del PP.

Personalmente, creo que este conflicto necesita difusión a nivel estatal, para mí es una de las claves. Una de nuestras preocupaciones estos días era la poca o escasa repercusión a nivel nacional, así como la manipulación dentro de las islas (IB3 ha aprendido muy bien de Canal 9). Cada día que pasa más gente de todo el país nos hace llegar su apoyo, y vemos como poco a poco hay más cobertura de la huelga. Ver como ya se habla en todos los medios nacionales supone un gran paso, y cada programa dedicado a la huelga hace que suba nuestro nivel de resistencia. Necesitamos que este conflicto se conozca de primera mano, y no a través de las manipulaciones que llegan a la península.

Llevamos ocho días de huelga, días duros en los que tienes que ver como compañeros que querrían hacer huelga no pueden, en los que cada día te preguntas si aguantaremos, si los que mandan se sentarán a negociar, si la gente seguirá respondiendo, días que según van transcurriendo nos hacen más fuertes y estar más convencidos de que la lucha por la educación pública es una lucha que merece disputarse con toda nuestra intensidad. Como ejemplo, el domingo hay convocadas manifestaciones en todas las islas y para las que se ha movilizado toda la sociedad.
Muestra del apoyo popular es que no quedan autocares en toda la isla de Mallorca para acudir a Palma, y los trabajadores de los trenes de cercanías se han ofrecido a ampliar turno como muestra de apoyo.

El lunes 16 de septiembre los docentes de las Islas Baleares iniciamos una huelga indefinida, provocada por los continuos abusos y ataques a la educación publica. Tras tres años de ver la degradación del sistema educativo, de aguantar a gobernantes votados solo por uno de cada cuatro ciudadanos que se atribuyen el derecho divino de estar respaldados por una mayoría absoluta (cosa posible por una ley electoral injusta) y de ver como no les importa nada el futuro de esta sociedad, hemos decidido plantarnos y no ceder más. No queremos que los niños y niñas de nuestra tierra sean rehenes de gobernantes sin una pizca de humanidad. Hasta aquí hemos llegado. Estamos ante un momento decisivo y ya no podemos parar, es AHORA o NUNCA.
Ildefonso Morales Osorio. 
Profesor de Matemáticas y Huelguista 
del IES Capdepera (Mallorca)

Carta d’un vaguista de les Balears (I): “Ara o mai”

Publiquem la crònica d’un company docent en vaga de les Illes Balears, que ens explica les seues impressions i vivències enmig del conflicte i la lluita per l’escola pública de tots i totes.

He de reconocer que el día que comenzó la huelga, minutos antes de las 8 de la mañana, mientras estábamos colgando una pancarta delante del centro y organizándonos para repartir información y explicar nuestros motivos, tenia dudas. Dudas, sobre todo, de la respuesta de los padres. La primera persona a la que me acerqué, una madre que esperaba a que su hija bajara del coche, me recibió con una sonrisa y ganas de informarse. No sé si me sorprendió o no, lo que sé es que me proporcionó una pizca más de coraje del que tenía. Cuando, a las ocho en punto, sonó el timbre y los alumnos entraron, estaba lleno de fuerza y ya no tenía ninguna duda. La mayoría habían sido caras decomprensión y apoyo, a parte de la no despreciable cantidad de camisetas verdes que se veían entre padres y alumnos. Una vez dentro, y descontando unos abusivos servicios mínimos del 25 %, hasta un 90 % de compañeros no empezaron su jornada laboral.

Video que ens envia Ildefonso en mig de la protesta


La camiseta verde la tengo hace dos cursos, desde que se quitaron la máscara y empezaron su cruzada particular contra la educación pública. Más alumnos en clase, menos profesores, menos becas y comedores, atención a la diversidad reducida, el intento de coartar la libertad de expresióncon la ley de convivencia y símbolos, el desprestigio de la profesión, la brutal bajada de salarios,entre otros motivos, provocan que llevemos mucho tiempo con manifestaciones, concentraciones, caceroladas y huelgas de un solo día, inservibles en el contexto del sector educativo. La estafa pedagógica del TIL (Tratamiento Integrado de Lenguas), impuesta sin ningún tipo de dialogo con la comunidad educativa y saltándose hasta resoluciones judiciales, hace que el curso pasado acabe con el sector muy enfadado. En verano, tres directores de Menorca fueron suspendidos por respaldar a sus respectivos consejos escolares, como dice la ley. Tras un gran trabajo, la Asamblea de Docentes había reunido 1000 firmas de profesores a finales de Agosto y nos preparábamos para la huelga indefinida. Solo en el primer día de curso, se reunieron 4000 firmas más, y se pudo convocar, junto con los sindicatos, esta huelga.

La primera semana ha sido muy intensa. Entre asambleas y concentraciones, hemos visto como nuestros gobernantes, iluminados y autoproclamados defensores a ultranza de los valores democráticos, nos insultaban y amenazaban sin vergüenza. Cada vez que escuchaba a una diputada del PP insultando al colectivo, a otro diputado amenazando con listas negras (abajo tiene usted mi nombre, señoría) o a la Consellera hablar de educación (ex-agente inmobiliaria como currículo) mis ganas de seguir luchando se multiplicaban. El viernes, quinto día de la huelga, fue también muy emotivo. La AMIPA de mi centro decidió no enviar a sus hijos a clase para que así los profes pudieran tener un respiro monetario, conscientes de la dureza de nuestra situación. Movilizados y enfadados por ver como tratan de engañarlos escudándose en la educación de sus hijos, intercambiaban dudas y preocupaciones con nosotros. Recuerdo una conversación con un padre preocupado por lo que pasaría cuando su hijo recibiese, por ejemplo, matemáticas en inglés. – Si suspende, no sabremos si es por las mates, o probablemente, por el inglés. ¿Que hago, clases de repaso de mates o de inglés?-. Si a esto añadimos la precaria situación actual de la sociedad, otra desigualdad más a añadir a la lista porque no todo el mundo puede acceder a pagarse repaso.

Después de concentrarse a la puerta del instituto, partieron a la plaza del Ayuntamiento a unirse con las escuelas del pueblo. Esa mañana fue otra gran inyección de moral para todos, ya que vimos que no estamos solos. Únicamente cinco alumnos acudieron a clase. Las AMIPA de todos los centros han decidido dejar las aulas vacías este Jueves y Viernes.

Ildefonso Morales Osorio. 
Profesor de Matemáticas y Huelguista 
del IES Capdepera (Mallorca)